El aguinaldo de Fiestas Patrias debiese ser complementado con instancia de celebración

Se acercan las Fiestas Patrias y, con ello, la posibilidad de recibir un aguinaldo por parte del empleador, beneficio que busca apoyar al trabajador en época de mayores gastos y, a su vez, mejorar la productividad y el clima laboral.

“Uno de los principales beneficios de entregar aguinaldo, a mi juicio, se refleja en el clima laboral, puesto que los trabajadores y colaboradores experimentan una mayor pertenencia y gratitud para con sus empleadores. Es decir, los niveles de lealtad y compromiso debiesen aumentar, creando un mejor ambiente para trabajar y, por ende, aumentar la eficiencia de los proceso”, comenta Alfredo Muñoz, docente de la Escuela de Administración y Negocios de Duoc UC sede Plaza Oeste.

Como cada año, son miles los trabajadores que están ad portas de recibir este beneficio, que puede ir desde bonos que aumentan el ingreso hasta bienes como cajas con abarrotes o giftcard.

“En general existen aguinaldos como bonos que aumentan el sueldo, es decir, se incrementa el ingreso o en bienes, como son las típicas cajas con abarrotes. En el último tiempo, han aumentado las tarjetas con cupos, denominadas giftcard, que posibilita al titular el poder adquirir bienes en una multitienda”, cuenta el académico, quien explica que, según la teoría económica, los bonos, el traspaso de dinero, debiera ser “el medio más valorado por los trabajadores, ya que no restringe las posibilidades de consumo, pues es la propia persona quien decide en qué gasta y por ende, debería aumentar su nivel de bienestar.

En ese sentido, Muñoz asegura que, además del aguinaldo, lo óptimo es que la empresa brinde además una instancia de celebración donde los colaboradores puedan compartir, propiciando así una mejora en el clima laboral.

“Lo ideal es que además del aguinaldo se genere una actividad de convivencia, justamente para aumentar la cohesión entre los diferentes colaboradores y mejorar el clima laboral. Esto podría ser complementado con una jornada de trabajo menor, pero nunca hay que perder de vista la productividad, ya que es muy fácil pedir regalías, pero en el largo plazo lo que genera más beneficio social es el trabajo sostenido en el tiempo”, afirma el experto.

Según el docente, el aguinaldo debiese ser proporcional a la remuneración de cada trabajador. “Si fuera igual para todos, sería injusto, ya que el mismo valor nominal del aguinaldo sería para algunos muy poco y para otros, mucho, por lo tanto lo ideal es que sea una proporción o porcentaje del salario”, explica.

¿Cuándo debiesen los chilenos recibir un aguinaldo?

Según el experto, hay tres fechas donde el empleador debiese recompensar a sus trabajadores con este beneficio. “En general y para la realidad chilena, uno podría pensar en tres: marzo, sobre todo por los gastos escolares; septiembre, por las celebraciones por la independencia de Chile, sobre todo por las expectativas generadas y por los precedentes históricos; y finalmente, para navidad”, sostiene.

“Como dije antes, pedir es fácil, pero lo importante y lo que más beneficiará a los trabajadores en el largo plazo es generar una cultura orientada al trabajo y la responsabilidad personal”, cierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *